Atrévete a soñar: lecciones de inventores y presentadores mundialmente conocidos

Barco de juguete en Selsey, Kenneth Rowntree

Hemos sido testigos de visionarios empresariales como Steve Jobs, cuyas innovadoras presentaciones cautivaron a audiencias de todo el mundo, hemos leído innumerables artículos y libros sobre el tema y, sin embargo, nos preguntamos cómo esas personas impulsan el progreso. Y lo más importante, ¿cómo podemos seguir sus pasos?

 

El quid de la cuestión radica en nuestro enfoque. El negocio se enfoca en vender, lo cual es bastante lógico, por supuesto. Pero en cada etapa del desarrollo del producto, nuestras mentes están consumidas por las ventas. Todos, desde ingenieros hasta especialistas en marketing, están inmersos en fórmulas, análisis y estrategias publicitarias. Estos aspectos son esenciales y valiosos, sí. Sin embargo, se necesitan más que estos procesos para convertirse en verdaderos revolucionarios de la tecnología y el marketing. Para superar la mediocridad, uno debe trascender el enfoque singular en las ventas y abrazar las ideas y el significado por encima de las ganancias.

 

Aquel día inolvidable en que Steve Jobs presentó una computadora personal de un simple bolso, ya existían computadoras más potentes y productivas. Los avances futuros también estaban en proceso. Sin embargo, la gente no soñaba con las capacidades de RAM o las velocidades del procesador. En cambio, anhelaban computadoras personales que reflejaran la elegancia, la comodidad y la estética de los electrodomésticos cotidianos, como televisores y grabadoras de video.

 

Veintitrés años después, cuando Steve Jobs subió al escenario y presentó el primer iPhone, ya había dispositivos móviles "inteligentes" que ofrecían una comunicación superior y una batería de mayor duración. Sin embargo, la gente realmente ansiaba una computadora de mano, un dispositivo que cumpliera sus sueños.

 

El ingrediente secreto de Apple era hacer realidad los sueños de las personas, capturar su imaginación y entregar lo que se imaginó. Pero para lograr esto, usted mismo debe ser un soñador.

 

En un giro fortuito, Jobs una vez hizo referencia a un refrigerador mientras contemplaba las ideas detrás de la Macintosh. Es difícil de entender ahora, pero los refrigeradores y las computadoras comparten una historia de origen similar.

 

Una vez, los refrigeradores eran estructuras industriales masivas que se encontraban en almacenes o a bordo de barcos. Hace un siglo, incluso los arquitectos más innovadores y modernistas no tenían en cuenta los frigoríficos al diseñar casas y apartamentos. En cambio, incorporaron cuartos de almacenamiento ventilados o bodegas frías, ya que conservar los alimentos era un desafío constante, especialmente durante el verano.

 

Solo unos pocos afortunados podían permitirse instalar una unidad de refrigeración doméstica, lo que requería una habitación separada para el motor y el compresor. Fue un asunto complejo y engorroso. El sueño de un refrigerador portátil que pudiera caber en un espacio pequeño, no más grande que un armario, parecía inalcanzable.

 

Sin embargo, en 1927, General Electric presentó el refrigerador doméstico Monitor-Top, el primer modelo de mercado masivo que convirtió este sueño en realidad. A pesar de su alto precio de $ 525 (equivalente a $ 7,500 a $ 8,000 en la actualidad) y la Gran Depresión que se avecina, el Monitor-Top vendió más de un millón de unidades, impactando profundamente el concepto de comodidad, la industria alimentaria y el diseño arquitectónico.

 

Steve Jobs tenía la habilidad de encontrar ejemplos identificables; uno de sus favoritos era el refrigerador. Al igual que la forma en que almacena y recupera alimentos sin esfuerzo sin preocuparse por el deterioro, Jobs creía que las computadoras deberían ser igualmente intuitivas y sin complicaciones. El enfoque debe estar en usarlos en lugar de entenderlos.

 

En 1968, Alan Kay presentó el concepto de Dynabook, un dispositivo que abarca las características de las computadoras personales, portátiles, tabletas y teléfonos inteligentes actuales. El boceto visionario de Kay contenía elementos que luego se harían realidad en estos dispositivos. Sin embargo, en ese momento, tales avances solo existían en la ciencia ficción.

 

Incluso Alan y otros expertos entendieron que estaban soñando, al darse cuenta de que el uso generalizado de dicha tecnología se encontraba en un futuro lejano. La llegada de la informatización generalizada dependió de soñadores como Jobs y Wozniak, que se atrevieron a traspasar los límites y hacer realidad los sueños.

 

Tomemos un momento para reconocer que Apple no fue el único maestro en convertir los sueños en realidad. Otros pioneros se atrevieron a transformar ideas que parecían sacadas directamente de la ciencia ficción en productos tangibles.

 

Una enorme ola de emoción rodeó el lanzamiento del teléfono celular Motorola DynaTAC 8000X en 1984. ¿Cuántos de esos ansiosos clientes eran ávidos fanáticos del intrépido Capitán Kirk y las aventuras de su tripulación a bordo del Enterprise? En esas mismas aventuras, los héroes manejaron dispositivos portátiles inalámbricos para comunicarse, empujando los límites de la imaginación.

 

Sorprendentemente, la necesidad de crear y llevar un teléfono celular al mercado masivo ni siquiera era evidente para los futuristas en ese momento. En la película visionaria de Stanley Kubrick “2001: Una odisea del espacio”, el Dr. Heywood Floyd utilizó un aparato de cabina especializado para realizar llamadas inalámbricas. Motorola se arriesgó y cobró $ 3,995 por la novedad (equivalente a $ 10,000 a $ 11,000 en la actualidad). Aún así, apostaron por el sueño y salieron victoriosos, solidificando a Martin Cooper como el “padre del teléfono celular”.

 

Este principio se extiende más allá del ámbito de la tecnología de la información. Considere a Lee Iaccoca y su invención del Mustang. ¿Sabías que el modelo base inicial del Mustang no era un cupé deportivo de buena fe? Iaccoca aprovechó las aspiraciones de millones de estadounidenses (y más allá) que añoraban los autos deportivos pero no podían pagar los altos precios. Al crear un automóvil basado en un sedán familiar que emanaba la esencia de la velocidad incluso cuando estaba inmóvil, Iaccoca cautivó los corazones de los soñadores en todas partes.

 

Heinrich Nordhoff tuvo una visión similar cuando transformó el Volkswagen Beetle en un fenómeno automotriz internacional. Su sueño era crear un automóvil que trascendiera el estatus social y pudiera comprarse sin preocuparse por los juicios de vecinos o colegas.

 

Los sueños han guiado los caminos de ilustres figuras como Thomas Edison, los hermanos Wright, Henry Ford, Guglielmo Marconi y los hermanos Lumiere, impulsándolos hacia un notable éxito comercial.

 

A estas alturas, probablemente hayas deducido la conclusión a la que nos dirigimos: para convertirte en un gurú del techno realmente exitoso y listo para grabar tu nombre en los anales de la civilización y cosechar recompensas sustanciales, debes atreverte a soñar. Adopte las ideas que otros imaginan, incluso si parecen locas y fantásticas.

 

En lugar de simplemente "resolver el problema del usuario" o "vender un producto", debe adoptar el arte de regalar sueños, por una tarifa modesta.

Publicaciones más recientes

¡Suscríbete para recibir actualizaciones!

Ha leído la traducción automática de este artículo. El texto original está disponible en inglés, ucraniano y ruso.